PW_logo_BlackPYellowApple_alpha (1).png

Cada quien tiene una definición del éxito. El mío lo encontré atreviéndome a romper tabúes, trazando un camino diferente, apostando por la autenticidad, la paz y el crecimiento; aceptando con amor lo que dejé ir en el camino y finalmente haciendo algo por los demás. Como dice Oprah el éxito está en poner tu granito de arena en tu sociedad, “to pay it forward”.

"Mi exito lo encontré atreviéndome a romper tabúes, trazando un camino diferente, apostando por la autenticidad, la paz y el crecimiento"

Empecé el blog de Mamá Gallina en el 2012, en ese momento no habían blogs de maternidad en México. Tuve mucha suerte de poder asistir a conferencias en Estados Unidos sobre blogs, donde aprendí de mucha gente sobre las herramientas para abrir un blog formal y de éste crear una empresa. Decidí empezar mi blog sobre la maternidad ya que quedé embarazada muy joven, a los 21 años y por esto recibí mucho rechazo de amigos y de familia. Todo esto me hizo sentirme muy sola, sin experiencia y con muy pocas personas con las que podía hablar. Entonces me pregunté, ¿por qué tiene que ser la maternidad así? Sé que no soy la única que ha pasado por eso, pues nunca eres el único que ha pasado por algo, entonces me pareció muy importante romper este silencio y empecé a compartir los altos y los bajos, lo malo y lo bueno sobre mi historia, sobre ser mamá desde mi perspectiva. Empecé escribiendo sobre lo que aprendí con Sebastián, mi primer hijo, quien hoy tiene 23 años. También, escribo sobre las enseñanzas que me han dejado mis dos chiquitas, quienes tienen 8 y 10 años. Pero me he expandido y me he dedicado a destapar la clase de información que todavía es muy tabú en México y en la mayoría de nuestros países latinoamericanos.  

De esto he aprendido que nos han llenado la cabeza de “expectativas” y basura que no tienen ningún sentido. Por ejemplo, debemos asegurarnos de vernos de cierta manera: “delgadas y bonitas” pero no para que tú te sientas bien, si no para asegurar que te consigas un “buen” esposo. Siento que muchas veces el ser delgadas y bonitas es más importante que ser inteligentes o independientes.  Así que son estos temas los que toco en Mamita Gallina, también incluyo otros que son igualmente controversiales, como: el ser gay, el ser divorciada, la sexualidad, el dinero, el ser exitosa, en realidad cualquier cosa que se aleje a la historia de la familia perfecta de los programas de la TV de los cincuentas, “lo que no está bien visto”. Creo que nos quedamos cogelados en los cincuenta, en blanco y negro, el color todavía no es bienvenido. Por esta clase de ideas insensatas e instaladas en nuestro cerebro, es que las mujeres se quedan en relaciones tóxicas, violentas, abusivas, pues creen que no tienen lo suficiente para poder salirse de esas situaciones. 

"Nunca eres el único que ha pasado por algo"

En Mamita Gallina encontré un refugio en el que ayudando a otras personas me encontré ayudándome a mí también. Esto me impulsó a salir de una relación que ya no tenía sentido, que ya no generaba felicidad. El tener el proyecto y saber que era algo mío, me dio fuerza, me ayudó a vencer el miedo, me llenó de una energía muy bonita para seguir haciendo algo que quería hacer: emprender. De esto he aprendido que: el compromiso más difícil de mantener es el compromiso que tienes contigo mismo, es algo muy mental, es una disciplina. Lo comparo mucho con el ejercicio y es por esto que hago ejercicio todos los días. En el momento que comienzas tu meta, en ese momento, ya lograste una gran parte de esta. Tanto del hacer ejercicio como de Mamita Gallina he aprendido a que los resultados no se ven y no se mantienen, si no tienes: constancia, perseverancia y entrega. Con mi blog quiero ayudar a generar estos sentimientos, este impulso en muchas mujeres más. Por esto, Mamita Gallina es muy de mamá a mamá, de mujer a mujer, de corazón a corazón. En Mamita Gallina, invito a expertas a hablar de estos temas y me aseguro que le dejen a mi audiencia buenas herramientas. 

 

"En el momento que comienzas tu meta, en ese momento, ya lograste una gran parte de esta."

Quiero dejarle a las mamás del mundo, a las mujeres y hasta los hombres que crean en sí mismos. Todas las personas traemos algo al mundo, llamémoslo así: un superpoder, pero debes encontrarlo. Por eso mismo creo que la pregunta más importante que siempre te debes hacer es: ¿para qué soy buena? Creo que nos olvidamos de esta pregunta por lo mismo, por la educación que nos han dado. Siento que de alguna forma nos han cortando las posibilidades por aquellas ridículas expectativas. Pues nos dijeron que no necesitamos saber de dinero, de robótica, de ciencias, de finanzas. Por ende, no somos ingenieras, doctoras, no trabajamos para la bolsa. Y entonces con esa mentalidad, en algún momento alguien te dijo que no lo necesitabas, que no era necesario osea, que no podías y te lo creíste. Luego de grandes nos queda muy difícil decirnos estoy bien, lo voy a hacer, lo puedo hacer, soy capaz, voy a llegar allá, merezco que me paguen, merezco tener una relación sana, merezco ser feliz. Es por esta misma razón que nos cuesta mucho valorarnos y es de aquí de donde nacen muchos de los obstáculos que nos imponemos a nosotras mismas. Si te detienes a pensar, crecimos creyendo que no éramos lo suficiente...tu mente decidió que no eras suficientemente: bonita, inteligente, buena mamá, buena hija, buena estudiante, lo que sea que tu mente decidió. ¡Pero te tengo una muy buena noticia! Podemos liberarnos de las expectativas, de los obstáculos que nos han impuesto. A lo último, tú decides con cuáles expectativas te quedas y cuales te impones. Usa esto para imponerte: ser mejor, ser feliz, sentirte bien consigo misma, por ti, por nadie más. 

Por último, no olvides que nunca es demasiado tarde, podemos tener 70 años y en ese momento decidir encontrar tu "super poder". Es más tengo un buen ejemplo una señora que conocí haciendo un documental en Los Ángeles, decidió que sus 75 años iba a hacer lo que siempre había querido hacer: documentales, pues ese siempre fue su sueño, pero nunca lo hizo por sus hijos, por su esposo, por su casa, por su perro, pero a sus 75 años cuando ya no tenía a nadie, decidió que iba a seguir su sueño. Pero no esperes por ese momento crucial para hacerlo. Ve por lo que quieres para ti, HOY. Créeme todo el mundo se beneficiará de tu sueño. 

 

mq1.jpg

Suscríbete

  • Instagram

© 2020 by PineApple Women 

Power by Andrea Chaves

@pineapple.women