PW_logo_BlackPYellowApple_alpha (1).png

Tengo una misión, un sueño: que cada empresa del Ecuador sepa crear una marca fuerte, una marca que sea una experiencia no solo en lo físico sino también en lo digital. Que tengan valores inamovibles, que tengan cimientos fuertes, opiniones, una voz, una personalidad y que tengan una presencia única y auténtica la cual sepan comunicar a través de contenido de alta calidad.

Soy la dueña de Sailor Coffee. Lo abrí en el 2016, una semana antes del terremoto de Ecuador. ¡Fue brutal! El país entró en recesión y la gente tenía mucho miedo de salir y a pesar de todo eso tuvimos un año increíble. En gran parte fue mi dedicación y el amor que le puse a cada detalle, pero sobretodo el tiempo que le dediqué a nuestra imagen digital. Esto fue lo que más enganchó a la gente a querer conocer Sailor, lo que nos ha permitido crecer y seguir creciendo todos los años. 


En los primeros tres años de Sailor yo fui la barista, la cocinera, la que lavaba los platos, la host y el resto de los trabajos que te puedes imaginar. Solo tenía un equipo de cuatro personas. Llegaba a la casa molida, con la garganta adolorida de tanto hablar. Poco a poco pude ir delegando, pero confieso que delegar ha sido algo duro para mí. Desde el colegio siempre tuve la necesidad de dar más, de dar ese paso extra de lo que yo creo que puedo o que existe. Sé que esta idea, es una arma de doble filo. Crecí siendo esa persona del grupo que lo hacía todo porque solo confiaba en los pocos que sabía que podían hacerlo a mi nivel. Esto lo he cargado hasta hoy, hasta Sailor y aunque he aprendido a delegar hay cosas que todavía no puedo soltar, lo confieso, soy consciente de esto, estoy trabajando en esto. Pero hay cosas que creo que solo yo las puedo hacer de cierto modo, por ejemplo la imagen digital de Sailor y la experiencia que mi marca ofrece a mis clientes. Los que me conocen saben que mi presencia digital y la experiencia de mi marca revela parte de mí, de mi personalidad, y por ende tiene una forma de comunicación particular a mí, que creo que nadie la puede imitar. Creo que es esto lo que nos hace únicos. 

"Siempre tuve la necesidad de dar más, de dar ese paso extra de lo que yo creo que puedo o que existe.

En esto encontré un gran valor, y cuando encuentras valor en algo que haces muy bien nunca lo debes guardar para ti sola. De esta idea nace Brand Lab, un curso diseñado por mi en el que enseño como construir una imagen digital fuerte uniendo esa experiencia física con la experiencia online. En el curso te ayudo a descubrir los valores de tu marca, a revelarlos y a dejarlos claros por medio de los canales digitales. Esta misión se conecta con mi sueño de ayudar a las empresas del Ecuador a tener una presencia única tanto digital como física. Quiero subir el estándar y darle a entender a la gente que pueden crear contenido de alta calidad desde su celular, desde su casa, y de que pueden crear empresas líderes en sus industrias que sean modelos a seguir para los demás a través de las experiencias que sus productos o servicios ofrecen, a través de cómo se comunican, a través de cómo tratan a sus empleados y clientes. De alguna forma creo que parte importantísima del curso es enseñarle a mis alumnos a parar de tener esos pensamientos limitantes darles a entender que son capaces de crear una empresa sumamente exitosa, de que pueden crear contenido único, de que pueden traducir su experiencia física a digital, sin necesidad de contratar a alguien o copiarle a otros. También es enseñarles que sí, va a consumir un montón de tiempo, ¿pero qué cosa bien hecha no consume tiempo? Puede que sea difícil pero no es imposible, ese camino difícil dura poco y sus frutos durarán por muchos años. Entonces, quiero contagiar a la gente a salir a adelante, contagiarlos a la idea de que soñar en grande se puede, de que pueden diferenciarse de la competencia de maneras auténticas, de que pueden crear empresas modernas, que se preocupen no solo de generar ganancia sino también de aportar algo positivo a la sociedad y el mundo. Quiero sobre todo poder inspirar a los ecuatorianos a emprender con la idea que entre todos contribuiremos a hacer un país más fuerte, en el cual sabemos que lo que estamos ofreciendo le va a mejorar la vida a alguien.

 

"Quiero contagiar a la gente a salir a adelante, contagiarlos a la idea de que soñar en grande se puede. 

El secreto a mi éxito siempre ha sido mantenerme super firme y fiel a mis valores. Siempre estar muy segura del valor que yo tengo y por lo tanto saber que mis ideas y mis servicios valen. Por eso cuando alguien me pide un descuento, les digo que no hago descuentos, y que esto es lo que cuesta mi servicio. Esto refleja el respeto profundo que me tengo a mí misma, a mi tiempo, a mis logros. Este amor propio me impulsa a rechazar al que me desvaloriza y esto me ha ayudado a alcanzar el éxito.

 

Otros secretos al éxito: la dedicación y la constancia, casi todo el mundo sabe esto pero muy pocos lo practican. Piensan que empezar un negocio es solo estar un par de semanas en el comienzo y luego ya está, hora de delegar y de recibir dinero. ¡Eso no es así! Cuando crees en algo, cuando crees en ti y en el producto o servicio que ofreces, debes estar dispuestx a ofrecerle todo el tiempo necesario, sin shortcuts, sin camino fácil. Cuando abrí Sailor trabajaba siete días a la semana, 14 horas al día, sin fines de semana, sin ver a mi familia, sin ver a mis amigos. Esto me costó unas cuantas amistades, pero también he ganado otras increíbles. Cuando emprendes tu vida personal pasa a no ser tu prioridad por mucho tiempo, tanto que a veces tú mismo pasas a no ser prioridad, pero con esto toca tener un poco de cuidado. Algo que sí aprendí con el tiempo es que se deben crear límites, cuidando las cosas más esenciales: comer, dormir y descansar, para poder tener energía para poder dar lo mejor de ti siempre.


Creo que es importante soñar y seguir soñando en ser más, en aprender más, en desaprender más! Es importante buscar el desarrollo personal y buscar avanzar y crecer. Uno de mis sueño es que mi empresa siga creciendo, se siga expandiendo, para así poder generar más empleos y por ende poder transformar la vida de más personas. Para llegar a esto necesito seguir creciendo como persona y como profesional. Si yo no crezco, si yo no invierto en mí y en mi desarrollo, ¿cómo puedo esperar que mi empresa crezca sola?

 

logos.png

Suscríbete

  • Instagram

© 2020 by PineApple Women 

Power by Andrea Chaves

@pineapple.women