PW_logo_BlackPYellowApple_alpha (1).png

Irene Greaves

¿Dónde aprendiste a amar? Los que aprendimos a amar en casa somos muy afortunados. No todo el mundo tiene el privilegio de aprender a amar en casa. No todos los hogares están equipados con las herramientas ideales para inculcar el amor propio y el amor por los demás. Imagina que creces en un hogar donde abusan de ti, pero te dicen que eres amado. Quizás crezcas asociando el abuso con el amor. Imagina si creces en un hogar donde tus padres o cuidadores no recibieron amor mientras crecían, y por eso les resulta muy difícil descubrir cómo amarte...

 

El amor no es algo que "recogemos" en el camino, ni debe asumirse que lo aprenderemos en casa. El amor es una decisión. Pero, ¿cómo podemos tomar esa decisión si nunca aprendimos a amar?


Responder a las preguntas: "¿qué es el amor y cómo se enseña?" o en otras palabras, ¿cómo se practica el amor en acción? se ha convertido en mi propósito de vida, porque todas mis experiencias me han enseñado que el amor se hace visible a través de nuestras acciones y que, de hecho, podemos aprender a amar.

"El amor se hace visible a través de nuestras acciones"

Nací y crecí en Venezuela, en un ambiente seguro y amoroso donde desde muy joven entendí la importancia de la inclusión y la diversidad de una manera muy real, relevante, ya que mi hermana mayor, a quien llamamos Tuti, tiene necesidades especiales. Sufrió de una fiebre muy alta cuando cumplió un año, lo que la dejó con un problema motriz severo y retrasos en el desarrollo. Aunque es la mayor en edad, siempre será la más joven porque es completamente inocente, como una niña. Tuti es la personificación del amor. Crecer junto a ella plantó las semillas en mi corazón que me han permitido convertirme en una Lovescaper. Entendí que la inclusión no se trata de darle la entrada a una persona “diferente” así como si le estuviésemos haciendo un favor. La inclusión implica entender que todo ser humano es único, diferente y que TODOS nos beneficiamos al acogernos unos a otros.

 

Crecer en mi familia me enseñó una de las lecciones más fundamentales que me permitió Lovescapear: "El amor no disminuye cuando se comparte".


Me fui de Venezuela hace 15 años, y en esos años he tenido el gran privilegio de vivir, estudiar, trabajar y ser voluntaria en diferentes partes del mundo, dedicando mi vida al servicio, la educación y el desarrollo comunitario. Tomé esas semillas que se habían plantado en mí, y llevé mi amor al mundo, desde los rincones más remotos en lugares aún desconocidos por los mapas de Google, hasta los centros urbanos más bulliciosos de nuestro planeta. Vivir con diferentes comunidades alrededor del mundo, en Europa, África, Asia y las Américas me enseñó que el amor trasciende todas las diferencias.

Lovescaping es el resultado de todo mi deambular; en todo mi vivir y amar en rincones opuestos del mundo, he aprendido que los seres humanos somos más similares que diferentes, y que el amor es lo que nos une.

 

Lovescaping ha sido un proceso de convertir la práctica (mis experiencias de vida) en una teoría, de descubrir las acciones que hacen posible el amor. ¿Qué me permitió crear un hogar en todas estas diferentes comunidades alrededor del mundo? ¿Qué nos permitió convertirnos en una familia con nuestras obvias diferencias? Me di cuenta de que lo que estábamos haciendo era practicar el amor en acción. Eso me llevó a mirar más de cerca todas mis interacciones a lo largo de los años para descubrir exactamente cuáles fueron esas acciones: ¿qué exactamente es el amor? Y de estas respuestas nace Lovescaping: mi filosofía de vida, el trabajo de mi vida, mi legado.

 

Me di cuenta de que para enseñar el amor, tenía que desglosarlo explícitamente, dejar muy claro qué es y qué no es. Lovescaping es practicar el amor en acción a través del compromiso intencional de sus 15 pilares: empatía, respeto, cuidado, honestidad, comunicación, compasión, confianza, vulnerabilidad, paciencia, liberación, humildad, gratitud, solidaridad, perdón y esperanza.

 

Visualizo Lovescaping como un movimiento, un cambio de paradigma para abordar la necesidad más esencial y urgente de nuestro mundo: aprender a amar. Si creemos que el amor es la respuesta, ¿dónde y cómo estamos enseñando el amor?

"Los seres humanos somos más similares que diferentes, y que el amor es lo que nos une."

Creo que el propósito más importante de la educación debería ser equipar a nuestra humanidad con las herramientas para desarrollar el amor propio y el amor por los demás.

 

Lovescaping es mi intento de abordar esta tarea simple pero monumental que tenemos por delante de aprender a amar. Durante los últimos 3 años, he estado enseñando clases de Lovescaping en escuelas primarias, intermedias y secundarias en todo Houston. Nuestras clases consisten en espacios seguros, inclusivos y amorosos donde los estudiantes pueden aprender a expresar sus sentimientos y emociones, donde pueden ser escuchados, valorados y abrazados. Donde pueden pertenecer. Donde pueden sanar. Donde pueden aprender a construir relaciones saludables. Donde puedan aprender a desarrollar el amor propio y practicar el amor en acción. He diseñado un programa para enseñar a los alumnos cada uno de los pilares de Lovescaping para que aprendan a vivirlos. ¿Cómo se practica la empatía? ¿Cómo se practica la humildad? ¿Cómo se demuestra la compasión ...?

 

A lo largo de mi vida, he sido testigo una y otra vez de la transformación que viven las personas una vez que son amadas. A menudo escuchamos que no puedes amar a nadie si no te amas a ti mismo. Estoy de acuerdo en parte con esta afirmación, pero creo que el amor no es algo que desarrollamos por nuestra cuenta. Somos seres sociales muy afectados por nuestro entorno. No desarrollamos el amor propio en un vacío. Lo que he descubierto es que el amor crea un círculo virtuoso en el que tu acto de amar a alguien, inculca en esa persona el amor propio, lo que a su vez le permite amar a los demás, y así sucesivamente…. El amor es contagioso.

Al elegir el amor, reconoces que estás eligiendo el camino más difícil, porque el amor es trabajo duro. Piénsalo: es mucho más fácil ignorar y excluir a las personas en tu vida con las que no estás de acuerdo o las que no te agradan; es mucho más fácil hacer la vista gorda e ignorar los problemas del mundo; es mucho más fácil usar el miedo para controlar, amenazar u obtener lo que deseas. Se necesita mucho más tiempo y esfuerzo para ser intencional acerca de ser empático, compasivo, vulnerable, paciente. El AMOR es el trabajo más valioso que existe, porque es lo que nos hace humanos. Empieza conmigo. Empieza contigo. Empieza con nosotros. Depende de cada uno de nosotros aprender y practicar intencionalmente los pilares de Lovescaping.

 

Sé que si nos encargamos de encarnar y llevar a cabo el amor en acción en todas nuestras interacciones, podemos hacer de nuestro mundo un lugar más amoroso.     

"El AMOR es el trabajo más valioso que existe, porque es lo que nos hace humanos."

Elijo comenzar aquí, con el cultivo sistemático del amor. ¡Espero que te unas a mí!

Su primer libro "Lovescaping: Construyendo la Humanidad del Mañana Practicando el Amor en Acción" está disponible en Amazon.

Lovescape_LG.jpg

Suscríbete

  • Instagram

© 2020 by PineApple Women 

Power by Andrea Chaves

@pineapple.women