PW_logo_BlackPYellowApple_alpha (1).png

Una parte fundamental para conocerse es viajar. Viajar te permite salir de las etiquetas, del cuadrito donde encajas, viajar te abre las alas y una vez que las tienes abiertas, conoces hasta donde puedes llegar. Para mí,

el éxito empieza en conocerse a sí mismo, una vez que te descubres, puedes ser congruente entre lo que piensas, lo que sientes y lo que haces.  La vida siempre recompensa la congruencia.

"El éxito empieza en conocerse a sí mismo, una vez que te descubres, puedes ser congruente entre lo que piensas, lo que sientes y lo que haces.  La vida siempre recompensa la congruencia."

Después de Dinamarca, me fui para Australia porque ahí encontré una maestría de comunicación de la salud, con un plan de estudio que me enamoró, pero la verdad me costó muchísimo esfuerzo, fue un grado de exigencia fuertisimo y la verdad no lo disfrute nada. Entonces me preguntaba: ¿para qué me mando la vida al otro lado del mundo? Mi yo romántico pensaba, bueno tal vez sea aquí donde voy a conocer al amor de mi vida (pero no era la razón jaja).  Un día, un amigo me dijo que había encontrado un curso que lo había hecho pensar en mí. Un método que enseña sanación y energía, se llama: Theta Healing. Yo vengo de una familia super catolica y religiosa pero la verdad es que yo nunca había sentido a Dios hasta que experimente estos métodos. Esos cursos me abrieron un canal de comunicación con Dios y con mi propia sabiduría interna, que nunca había experimentado y en ese momento empecé a vivir la vida desde otra perspectiva. 

 

Quería quedarme en Australia e hice todo lo posible por hacerlo, pero no lo logré. Entonces volví bajoneada a México, pero confiando que me estaba regresando por algo. A los 4 días de volver, ya tenía una chamba excelente en la Secretaría de Salud, un puesto que jamás me hubiera imaginado. Pero como estos trabajos están totalmente conectados con el gobierno, cuando llegó el cambio de partido con todo su despapaye, tomé un momento para reflexionar. Me di cuenta que extrañaba todo el rollo de la energía y decidí irme para USA a tomar unos cursos y al volver a México abrí mi consultorio para dar terapias.

Ya con mi consultorio abierto, me iba muy bien. Pero empecé a vivir un conflicto interno, porque lo de las energías es algo muy natural para mí, sé que tengo un canal muy abierto pero también sé que soy muy buena para lo de la nutrición y salud pública, ya que eso es en lo que más me he preparado. En ese momento creí que era mi sed de compartir y crear un impacto masivo lo que me estaba haciendo sentir esto y quería hacer cosas fuera del consultorio.

Siento que la vida siempre recompensa el ser congruente. Por eso siempre intento serlo, aunque a veces no sea fácil. Una vez pensé haber encontrado al “hombre de mi vida”, era perfecto tenía todas las cosas de la lista que había hecho, pero una vez nos fuimos a vivir juntos, me dijo que no estaba seguro si quería tener hijos. Fue una prueba de la vida, fue entonces que entendí que aunque me doliera mucho dejarlo en ese momento, me iba a doler más en el futuro no ser mamá. Claro sentí miedo pero el valiente no es que no siente miedo, pues sí lo sentimos, el valiente es el que es capaz de ver más allá del dolor. Cuando te sientes incomoda en tu cuerpo es porque algo está mal, escuchalo y actúa con coherencia y observa si estás siendo congruente.

 

"El valiente no es que no siente miedo, pues sí lo sentimos, el valiente es el que es capaz de ver más allá del dolor."

Desde ahí, comprendí que debo ser un poco más abierta, dejar que las cosas fluyan y no forzarlas, confiar y comprender que si las cosas son para mí, llegan. Desde entonces todo empezó a fluir de una forma diferente y llegaron a mi vida mi esposo y mis dos hijos. Ese era mi sueño, tener hijos, pero mis hijos llegaron a echarle freno de mano a mi vida. Amo a mis hijos y también amo seguir estudiando y aprendiendo pero el tiempo ya no es el mismo. Así que viví otro periodo de ajuste, de reflexión y tal vez el reto más grande que he tenido. Yo, la que pensaba que estaba super entrenada y evolucionada en la espiritualidad, la que pensaba que ya había pasado por los cursos y maestría más exigentes, me di cuenta que la maternidad es la revolcada más grande de la vida, donde realmente he aprendido lo que no hubiera podido aprender en ningún otro lado.

Tratando de encontrar un balance entre mi vida profesional y mi vida familiar decidí abrir mi cuenta en Instagram y empecé a compartir cosas sobre nutrición infantil desde mi experiencia como mamá. Fue aquí donde encontré un balance entre todas las cosas que importan en mi vida: la nutrición, la espiritualidad, el compartir y lo que más ha movido mi vida, ser mamá. Ahora que mis palabras tienen un gran eco siento una gran responsabilidad con el contenido que comparto, pues comparto con la base de la sociedad: las madres. Creo que lo que transmite una mujer a su familia es esencial y esto es lo que estas nuevas personitas van a compartir con el mundo. Entiendo lo desafiante que pueden ser algunos momentos de ser madre, por esto la espiritualidad es importante, pues ésta te ayuda a navegar con calma la vida cuando hay turbulencia. Por esto, transmito el ser más conscientes, entender que no somos solamente un cuerpo, también tenemos emociones y estas no se deben detener, ni ignorar, hay que dejarlas fluir.

 

"La espiritualidad es importante, pues ésta te ayuda a navegar con calma la vida cuando hay turbulencia."

Creo que todos debemos tener sueños pero creo que no debemos aferrarnos a ellos de una forma obsesiva, al contrario debemos soltarlos a este poder que es más grande y que sabe cuando es el momento perfecto para materializarlo. También, debemos aprender a invertir y a soltar, a no esperar la satisfacción inmediata en todos los aspectos de la vida.

 

logosqLOWRESS.jpg

Escrito por:

Andrea Chaves en colaboración de Isa Casas

 

Suscríbete

  • Instagram

© 2020 by PineApple Women 

Power by Andrea Chaves

@pineapple.women