PW_logo_BlackPYellowApple_alpha (1).png

 Cuando te apasiona lo que haces, este no se siente como un trabajo, sino que se vuelve parte de tu vida, tanto personal como profesional. Nací en la ciudad de México, y a pesar de la distancia a la costa siempre me sentí atraída por el mar, el cual visitaba solamente durante las vacaciones, sobre todo de verano. Ese sueño me llevó a estudiar Biología Marina en la Universidad del Mar, localizada en un pequeño pueblo, donde no había cines, ni teatros, por lo cual lo único que teníamos para hacer era estudiar y seguir nuestra pasión por el mar.  Fue ahí en donde me invitaron a un proyecto de investigación enfocado en corales. Los corales son animales simples que no se mueven y que crecen lento. ¿Qué podían tener de interesante? 

 

Estos animales “simples”, tienen la capacidad de crear todo un arrecife coralino, el cual podemos comparar con grandes ciudades, en donde los corales forman todos los edificios e infraestructura de la cual dependen todos los demás organismos que viven ahí. Más aún, los corales son el mejor ejemplo de sustentabilidad, ya que tienen una estrecha relación con una alga, la cual le provee el alimento y el coral a ella, formando una relación casi perfecta. Hoy en día, debido entre otras cosas a la actividad humana, los corales se han visto amenazados, y se encuentran en una lucha diaria por sobrevivir. El entender su importancia, durante mis estudios de maestría y doctorado es lo que me ha inspirado a continuar investigando, comprendiendo y sobre todo difundiendo la importancia de conservarlos, además de su belleza.

"El mutualismo, la simbiosis, la competencia son parte del equilibrio en cualquier ambiente. Debemos aprender a balancear cada una de estas relaciones para así contribuir al equilibrio"

En general en la naturaleza y por ende, en la vida marina existen relaciones, al igual que en la sociedad humana: mutualismo, simbiosis, competencia, etc., es parte del equilibrio en cualquier ambiente. Debemos aprender a balancear cada una de estas relaciones para así contribuir al equilibrio, en nuestra casa, en nuestra familia y en nuestro trabajo. 

 

Actualmente, soy investigadora en la Universidad de Guadalajara, México, en donde doy clases de pre-grado pero la mayor parte de mi tiempo está enfocada a la investigación, en donde evaluamos el efecto de los estresores que afectan a los sistemas arrecifales y determinar aquellos sitios que son más resistentes, para finalmente en los sitios adecuados implementar un programa de restauración coralina, el cual no solo está enfocado en mantener vivo el ecosistema, los animales que viven con ellos, sino mantener su belleza y complejidad. Hay un término en inglés que se usa en la biología denominado "fitness" el cual implica que tienes la capacidad de competir, de colaborar y de fortalecer. Cada organismo vivo debe tener tres capacidades: la competencia, sobre todo hacia ti mismo para así salir adelante; la colaboración, porque siempre el trabajo en equipo da los mejores resultados; y la fortaleza, para así ayudarte tanto a ti como a los que te rodean.

Para lograr mi trabajo tengo tres “tipos de día”. El de la universidad donde imparto clases, asesorías a los estudiantes, pero sobre todo me dedico a pensar, formular ideas y proyectos que nos permitan continuar con nuestra investigación. Mi segundo tipo de día, es cuando salimos de campo a recabar datos, el saber que ese día vamos a bucear, a observar organismos a recoger datos me emociona. El tercer tipo de día es cuando viajo para asistir a congresos o simposios, lo cual me ha permitido conocer varias partes del mundo, y es ahí en donde puedo compartir mi investigación, y además aprender de otras personas, y en muchos casos sumar esfuerzos.

 

Si bien hasta hace algunas décadas había pocas mujeres en la ciencia, cada vez somos más. Dentro de mi historia personal hay cuatro personas que han sido fundamentales, mi madre, quien siempre ha estado al pendiente de mis llamadas y visitas, para reír y llorar, para escucharme cuando me estreso y también para mis festejos; mi padre, quien cada vez que dudo que puedo hacer algo, me dice: “¿y qué te lo impide?”; de esta pregunta, he aprendido a no decir "no". Lo cual me ha llevado a algunas veces a equivocarme o fracasar, pero me ha llevado a muchos aciertos, a seguir adelante, a descubrir oportunidades, (a veces demasiadas y me saturo de trabajo), pero he sacado lo mejor de cada momento. Mi hermano mayor, quien siempre me ha hecho sentir fuerte; y mi esposo, a quien conocí cuando estaba terminando el doctorado, en una etapa increíble pero a su vez super estresante en mi vida, y aunque no siempre me entiende mis “locuras”, siempre me ha impulsado a que tome nuevos retos en nuestra vida. Así que siempre asegúrate de rodearte de la gente importante en tu vida, la que escuchas y que te permiten ser escuchada.

"El éxito llega cuando nos percatamos que no necesitamos ser reconocidos por ello"

Mi el éxito no es llegar a una meta u objetivo específico, no es un título o un premio, es disfrutar de lo que haces en tu trabajo y en tu vida, y tomarte el tiempo para compartirlo con las personas que amas. El éxito llega cuando nos percatamos que no necesitamos ser reconocidos por ello y que siempre hay algo más un nuevo reto por delante.

Suscríbete

© 2020 by PineApple Women 

Power by Andrea Chaves

  • Instagram

@pineapple.women